Origenes del Surf

El origen del surf que hoy conocemos o la historia sobre el origen del surf mas difundida se sitúa en las islas Hawai. Existen referencias de esta actividad registradas en cánticos populares hawaianos donde se narran las hazañas de los reyes surfistas de hace más de 500 años, a finales del siglo XV, durante los tiempos del gran jefe Umi, pero probablemente ya se practicaba varios siglos antes de aquella fecha.

Otra teoría del origen surf, quizás menos difundida, sitúa el origen del surf en el Perú preincaico hace 3000 años, se le atribuye a las culturas Mochica y Chimú hay constancia -a través de pinturas en cerámicas de la época- de pescadores que surfeaban con sus Caballitos de Totora. Un Caballito de Totora es un tipo de embarcación construida con tallos y hojas de Totora (Scirpus californicus). Está diseñado para transportar a un navegante con sus aparejos, durante las faenas de pesca marina en el Perú y lacustre en Bolivia y el Perú.

Se cree que los primeros occidentales que pudieron ver la práctica del surf fueron los españoles, puesto que fueron los primeros europeos en explorar el Pacífico en el siglo XVI. Sin embargo, las primeras referencias en occidente de la existencia de esta actividad las propagó la tercera expedición del Capitán Cook a su regreso a Inglaterra, por parte del teniente James King, que fue el que continuó el diario del Cook tras la muerte de este en Hawai. El teniente King le dedicó dos hojas del diario para describir aquella exótica actividad (Cook y King, 1784). El Capitán James Cook describió el acto de surfear tras una visita a las islas de Tahití en 1777 y comentó: “Yo no podía dejar de concluir que este hombre sentía el placer más supremo mientras se conduce en modo rápido y sin problemas en el mar” (Capitán James Cook, entrada de cuaderno de bitácora, Polinesia, 1777, citado en (“Surfing historia”; Warshaw, 2003).

A principios del siglo XX el surf comenzó a extenderse desde Hawai. Primero hacia California, a partir de 1907, gracias al hawaiano George Freeth. En 1912, el campeón olímpico de natación, el hawaiano Duke Kahanamoku, llevó el surf a la costa Este norteamericana, y en 1915 a Australia, invitado previamente para dar exhibiciones. Tras estas exhibiciones numerosos jóvenes sorprendidos por el nuevo y exótico deporte imitaron las hazañas de Duke y George, y así, poco a poco, el surf se fue extendiendo por el mundo anglosajón (EEUU, Australia, Sudáfrica y Gran Bretaña). En 1940, Carlos Dogny, que conocía bien las islas Hawai, llevo una tabla de surf desde Honolulu a Perú, y fundó en 1942, en Lima, el club Waikiki, el primer club de surf no anglosajón. Fue, por tanto, Perú, el primer país hispanohablante en donde se practicó y organizó federativamente el surf.

Las antiguas tablas hawaianas eran grandes (16 pies) y eran difíciles de manejar debido a que está hecho de madera pesada. Fueron sustituidos con ligeras tablas de surf de madera balsa en 1940 que eran relativamente fáciles de maniobrar para la persona que practicara este deporte. Con los avances en la tecnología vieron los desarrollos en las tablas, que se hacen de espuma de poliuretano, resina de poliéster y la tela de fibra de vidrio. Las tablas de surf modernas vienen en diferentes formas y altura, longitud, estilo y maniobrabilidad. Generalmente la nariz es puntiaguda. La última tecnología en tablas de surf ha visto juntas a base de epoxi o composición de la fibra de carbono.

Aproximadamente 50 años después, no ha cambiado mucho en términos de diseño una tabla de surf. Hay cambios en términos de dimensión y de materiales utilizados, pero el concepto de tablas cortas y ligeras con tres quillas se ha mantenido intacta. El auge o popularidad del surf se produce en la década de 1990 a través de la comercialización de ropa surf y el estilo de vida surf. El significado del surf ha cambiado drásticamente de un deporte con significado cultural y religioso a uno semejante a los mismos valores competitivos y comerciales de otros deportes como puede ser el fútbol, el baloncesto etc.

Esta web utiliza Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola.    Ver Política de cookies